Prevención de la hiperplasia prostática benigna (HPB)


Diciembre 08, 2017


Prevención de la hiperplasia prostática benigna (HPB)

La hiperplasia prostática es un agrandamiento de la próstata, le sucede a casi todos los hombres cuando van envejeciendo.

Al agrandamiento de la próstata generalmente se le llama hiperplasia prostática benigna (HPB). No es un cáncer y no aumenta el riesgo de cáncer de próstata. Los síntomas incluyen frecuencia anormal para orinar, incontinencia, sensación de vaciado incompleto con el tiempo se puede llegar a ocluir el canal urinario generando otros problemas en la vejiga y en los riñones. Aproximadamente se padece en la mitad de los hombres de 50 años y aumenta a un 75% en los hombres de 80 años.

Los tratamientos pueden incluir promover posibles estrategias de prevención de otras enfermedades más graves como el cáncer prostático, una de estas estratégicas es la quimio prevención que consiste en frenar o evitar el desarrollo de esta enfermedad por medio de agentes como micronutrientes que se pueden consumir en la dieta.

Algunos de ellos pueden ser:

  • Polen: Se ha usado históricamente los últimos 50 años, tiene algunos estudios que han demostrado beneficios en este padecimiento, y es una alternativa natural sobre todo este polen es específico para hombres y tiene la ventaja de que no contiene alérgenos. Es útil para tratar los síntomas principalmente urinarios.
  • Aceite de pepita de calabaza: Es un aceite rico en ácidos grasos poliinsaturados y además se caracteriza por su contenido de zinc, es un remedio efectivo contra los problemas urinarios.
  • Aceite de palma: Este ingrediente ha demostrado correlaciones positivas con su consumo con menores síntomas de la hiperplasia prostática, como alteraciones para orinar y los problemas de disfunción.
  • Extracto de arándano: Es muy conocido por sus propiedades antioxidantes y sobre todo tiene propiedades benéficas en el sistema urinario sin ser un medicamento.
  • Vitamina E: Es un antioxidante que se muestra viable en la prevención de algunas enfermedades.
  • Zinc aminoquelado: Es uno de los metales implicados en la prevención del cáncer prostático, sobre todo su forma aminoquelada garantiza una absorción óptima por el intestino.
  • Selenio: Es un mineral que regula varios procesos antioxidantes en el organismo, últimamente se ha visto que algunas proteínas dependientes del selenio interactúan con las células en la próstata, además de que mayores niveles de selenio tienen propiedades sobre diversos cánceres incluido el de próstata.
  • Aceite de linaza:Es un aceite que se obtiene prensado en frio para conservar sus propiedades, es fuente de omega 3 un ácido graso esencial para la nutrición y salud.

    Envíanos un comentario


     

  • Buscar Artículo

    Sitios Te Recomendamos

    Comparte en redes