Acerola, vitamina C de fuentes naturales

La acerola es un fruto que pertenece a la familia Malpighiaceae, que apareció dentro de la actividad de cultivo y comercio hace casi 40 años.

Acerola (Malpighia glabra, L. ) también conocida como cereza de las Antillas, no fue un fruta de mucho interés hasta que se descubrió que el contenido de vitamina C de su fruto era considerablemente superior al contenido de cualquier otra planta estudiada.

acerola, vitamina c de fuentes naturales

Usos de la acerola

La acerola puede consumirse cruda, en jugos, helados, jaleas, jarabes y vinos; además, se utiliza para el desarrollo de tabletas y cápsulas de vitaminas, así como en comidas para bebés, también se Ie usa como suplemento de ácido ascórbico (vitamina C) en otros jugos naturales.

acerola

Aporte de nutrientes de la acerola

El fruto de acerola es una de Ias frutas con el contenido más alto conocido en vitamina C; entre 500 y 4000 mg por 100 gramos, lo que representa entre 8 y 65 veces más que Ia naranja. Una baya provee las necesidades diarias de vitamina C de un adulto. Además, es rica en fósforo y en hierro y contiene 59 calorías por 100 gramos de pulpa.

Por lo tanto, el consumo de acerola resulta una excelente alternativa para complementar el consumo diario de Vitamina C, vitamina que resulta importante en diversos procesos que se llevan a cabo en nuestro cuerpo, como el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico, entre otros.

Importancia de la vitamina C

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble, esto quiere decir que casi no se almacena en el organismo, y por tanto, es necesario que se realice un aporte diario a través de la dieta.

Más del 70% del aporte de vitamina C en la población adulta mediterránea viene dado por el consumo de cítricos, zanahorias, tomates, espinacas y coliflor;  sin embargo, esta vitamina pierde pronto su valor nutritivo, ya que se destruye en los procesos de cocción o por acción de la luz solar en el caso de los jugos.

Vitmina C, acerola

Funciones de la vitamina C

Esta vitamina tiene múltiples funciones

  1. Activa la síntesis de colágeno, lo que resulta como ayuda en la curación de las heridas; además, el colágeno interviene en la formación de cartílago, huesos y dientes.
  2. Regula la respuesta inmunológica a través de sus propiedades antivirales y antioxidantes
  3. Reduce la duración y severidad del resfriado común
  4.  Desempeña un importante papel en los procesos de desintoxicación que tienen lugar en el hígado.
  5. Facilita la absorción del hierro contenido en los alimentos de origen vegetal, así, en el tratamiento de la anemia ferropénica es aconsejable la ingestión de vitamina C conjuntamente con el preparado de hierro.

No olvides consultar nuestros demás artículos Revista Salud Hoy