El Día Mundial Sin Tabaco se celebra en todo el mundo el 31 de mayo de cada año. Esta celebración anual informa al público acerca de los peligros que supone el consumo de tabaco, las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras, las actividades de la OMS para luchar contra la epidemia de tabaquismo, y lo que las personas de todo el mundo pueden hacer para reivindicar su derecho a la salud y a una vida sana, y proteger a las futuras generaciones.

La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco en 1987 para llamar la atención mundial hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. La celebración de este día es una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con el control del tabaco y fomentar la observancia del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

OMS en el día mundial sin tabaco

La OMS el día 8 de diciembre del 2020, puso en marcha de cara al Día Mundial sin Tabaco 2021, una campaña mundial de un año de duración que discurre bajo el lema «Comprométete a dejarlo durante la COVID-19» y está del nuevo «Desafío para dejarlo» por WhatsApp y la publicación de «Más de 100 razones para dejar de fumar». 

La pandemia de COVID-19 ha llevado a millones de consumidores de tabaco a afirmar que desean dejarlo. La campaña pretende ayudar al menos a 100 millones de personas en su esfuerzo por abandonar el tabaco a través de comunidades de personas que dejan de fumar. 

Comprométete a dejarlo durante la COVID-19

La campaña ayuda a crear entornos más saludables, que ayudan a dejar el tabaco, de varias maneras:

  • Abogando por enérgicas políticas de abandono del tabaco
  • Incrementando el acceso a servicios de deshabituación tabáquica
  • Dando a conocer las tácticas de la industria tabacalera
  • Facultando a los consumidores de tabaco para tener éxito en su tentativa de dejarlo

La OMS, junto con una serie de asociados, está creando y dinamizando comunidades digitales que puedan ofrecer a las personas el apoyo social que necesitan para dejar de fumar. Los esfuerzos están dirigidos sobre todo a los países con alta carga de morbilidad, donde viven la mayor parte de los consumidores de tabaco del mundo. 

Dejar el tabaco es difícil, sobre todo con la carga añadida de tensiones sociales y económicas que la pandemia ha traído consigo. Hay en el mundo alrededor de 780 millones de personas que afirman querer dejarlo, pero solo el 30% de ellas tiene acceso a medios que puedan ayudarlas a conseguirlo. Junto con sus asociados, la OMS está proporcionando a las personas los instrumentos y recursos que necesitan para tener éxito en su empeño de dejar de fumar

“El tabaquismo mata a 8 millones de personas al año, pero si los consumidores necesitan más motivación para abandonar este hábito, la pandemia constituye el perfecto incentivo”

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

COVID-19 y Tabaco

En el 2020 la OMS publicó una reseña científica que demostraba que los fumadores corren mayor riesgo de presentar síntomas graves y fallecer a causa de la COVID-19. El consumo del tabaco también es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Cáncer
  • Enfermedades respiratorias
  • Diabetes.

Además, las personas que viven con estas afecciones son más vulnerables a las formas graves de la COVID-19. 

Como parte de la campaña se implantan herramientas que ayudan a abandonar el tabaco a escala tanto mundial como regional. Ya está disponible en inglés, y lo estará pronto en árabe, chino, español, francés y ruso, el acceso ininterrumpido a los servicios de ayuda a la deshabituación tabáquica de la trabajadora digital de la salud de la OMS. 

“Millones de personas de todo el mundo desean dejar de fumar. Debemos aprovechar esta oportunidad e invertir en servicios que las ayuden a lograrlo, mientras instamos a cada cual a desvincularse de la industria tabacalera y sus intereses”

Dr. Ruediger Krech, Director de Promoción de la Salud. 

A fin de generar condiciones propicias al abandono del tabaco, la OMS ha venido trabajando con varios asociados y países de todo el mundo para aplicar medidas de lucha antitabáquica que reduzcan eficazmente la demanda de tabaco. 

La OMS exhorta a todos los gobiernos a que hagan lo necesario para que todos sus ciudadanos tengan acceso a servicios de asesoramiento breve, líneas de atención telefónica gratuita sobre el tema, servicios por vía digital y telefonía móvil, tratamientos de sustitución con nicotina y otros medios de probada eficacia para ayudar a la gente a dejar de fumar. Un sólido conjunto de servicios de deshabituación tabáquica trae consigo una mejor salud, salva vidas y ahorra dinero.  

No olvides también consultar nuestros demás artículos Revista Salud Hoy

Sitios que te recomendamos