Hidratación adecuada.

¿Cuánta agua necesitas?

Beber agua es fundamental para mantener nuestro organismo con una hidratación adecuada, pero ¿sabes qué tipo de agua te conviene y cuáles son tus necesidades?

Nuestro cuerpo necesita una cantidad constante de agua ya que compone del 60-70% de nuestro peso corporal y resulta imprescindible para llevar a cabo diferentes funciones.

Funciones

  • Asimilar los nutrientes
  • Regular la temperatura
  • Transporte
  • Ayuda a eliminar toxinas
  • Contribuye a mantener la salud de la piel, de los tejidos óseos y musculares.

Algunos tipos de agua diferentes proveen de otros efectos por ejemplo, el consumo abundante agua mineral tiene efectos laxantes que contribuyen al buen funcionamiento del intestino.

Necesidades de agua para una adecuada hidratación

Para mantener nuestro organismo con una adecuada hidratación necesitamos ingerir alrededor de 2,5 de agua al día. De éstos 1,5 litros proceden de bebidas (fundamentalmente agua) y el resto de alimento o platos preparados con alto contenido hídrico. Una pequeña proporción proviene de la combustión de los nutrientes.

Si no eres una gran amante del agua para llegar a esa cantidad apúntate a las infusiones de plantas, limonadas y zumos naturales de frutas, sopas y verduras frescas como lechuga en comidas o cenas.

hidratación

Los mayores necesitan más agua. Los mayores se exponen a un mayor riesgo de deshidratación por su menor capacidad de respuesta frente a la sed y porque sus células pierden capacidad para almacenar agua.

Los niños necesitan más agua debido a que no cuentan con el sistema de un adulto contra la deshidratación.

Por otra parte, el clima es un factor importante, debido a las altas temperaturas y el calor necesitamos beber más agua para no deshidratarnos.

Actividad física: Cuando se realiza ejercicio físico intenso sudamos y perdemos más agua y minerales por lo que resulta importante consumir líquidos que nos ayuden a reponer las pérdidas.

TIPOS DE AGUA

El agua tiene 0 calorías y, en algunos casos aporta algunos minerales como calcio, flúor o yodo. El agua está en solución, gases como dióxido de carbono o sales minerales como carbonatos, sulfatos de calcio y magnesio son responsables de la dureza del agua.

Entre las aguas envasadas se encuentran:

El agua mineral natural, agua de manantial y aguas potables preparadas. Parte del agua envasada contiene anhídrido carbónico que permite dividirla en agua con o sin gas.

Además, en el mercado hay multitud de aguas envasadas en función de su contenido en minerales, asociado con el alivio de ciertas afecciones  :

8 vasos al día para una correcta hidratación
  • Aguas mineralizadas.
  • Alcalinas.
  • Sulfatadas (enfermedades del hígado y de las vías biliares).
  • Bicarbonatadas (favorecen la digestión).
  • Cálcicas (aporte dietético de calcio para los huesos).
  • Cloruradas, fluoradas (reducen el riesgo de caries) .
  • Magnésicas (combaten el estrés).
  • Ferruginosas y arsenicales (mejoran casos de anemia y deterioro orgánico).

Un déficit de agua puede llevar a la deshidratación mientras que un exceso de agua simplemente se elimina. Sólo en algunas condiciones patológicas se puede acumular el agua en forma de edema o aumentar el volumen sanguíneo, contribuyendo a un aumento en la presión arterial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *