Polen de flores y sus beneficios a la salud.

El polen de flores es el elemento reproductor masculino de las flores. Su unión con el elemento femenino da lugar a la formación del fruto y de las semillas.

Este polen se presenta en forma de polvillo muy fino, que las abejas recogen y transforman en gránulos y después los transportan a la colmena.

Su coloración varía en relación con la especie vegetal de la que procede, siendo generalmente amarillo o marrón claro, aunque también puede ser blanco, violáceo y negro. La forma es muy variada, poliédrica, globular, etc.

¿Cómo se obtiene?

Para cosechar el polen de las colmenas es necesario que las abejas pasen por una rejilla de malla pequeña a fin de desenganchar el polen de las patas traseras, que luego cae a un recipiente situado debajo de la trampa, conocido como cesta de polen

Calidad nutrimental del polen

Contiene los siguientes nutrientes:

  • Agua: 12-20 %
  • Proteínas: 20-40%
  • Aminoácidos esenciales: histidina, leucina, isoleucina, triptófano, valina, lisina, metionina, treonina y fenilalanina
  • Otros aminoácidos: glutamina, arginina, etc.
  • Hidratos de carbono: 25-40%
  • Vitaminas: A, C, D, K y Complejo B
  • Minerales: 1 al 7%

Usos

El polen apícola se consume directamente o se procesa en extractos como suplemento nutricional por su contenido de vitaminas y su actividad anti­biótica y antioxidante, exhibiendo diversas propiedades.

Se utiliza en cosmetología, para la elaboración de cremas nutritivas, ungüentos, emulsiones, jabones, entre otros productos relacionados.

Propiedades del polen de flores:

  • Es reconstituyente, tónico y energizante
  • Por su aporte vitamínico contribuye a un óptimo funcionamiento del sistema inmunológico
  • Equilibra y regula las funciones orgánicas
  • Cubre deficiencias en la alimentación: aporta minerales y proteínas
  • Se utiliza para combatir el reumatismo, la falta de apetito

Dosis recomendada:

Estudios han encontrado que en adultos la dosis óptima es el consumo de 20–40 g diariamente como aplicación terapéutica. Una cucharada cafetera aporta 7,5 g de polen aproximadamente, esto puede concluir que la dosis a consumir debería ser de 3 a 5 cucharadas cafeteras en adultos y de una a dos cucharadas cafeteras para niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *