Vitamina A y su beneficio en el sistema inmunológico

Cada una de las vitaminas ejerce una función que es única e insustituible en los procesos metabólicos del organismo. Si una de ellas falta, todo el organismo se ve afectado. Cuando la dieta sea deficitaria de forma regular o cuando se coma menos de lo recomendable, cabe la posibilidad de que el aporte vitamínico sea insuficiente y puedan producirse enfermedades carenciales que sólo se curarán cuando se consuma de nuevo la vitamina implicada. 

La vitamina A es una vitamina liposoluble que se encuentra naturalmente presente en los alimentos.

¿En qué procesos interviene?

La vitamina A es importante para diferentes funciones como:

  • La visión normal
  • El sistema inmunitario
  • La reproducción

Además, esta vitamina ayuda al buen funcionamiento del corazón, los pulmones, los riñones y otros órganos.

Vitamina A y sus beneficios

¿En qué alimentos encontramos?

Esta vitamina se encuentra en los alimentos en forma de retinol, cuando son de origen animal y se encuentra en la carne vacuna, carne de ave, pescado y productos lácteos.

En alimentos de origen vegetal se encuentra como betacarotenos, y podemos encontrarla en frutas, verduras y otros productos de origen vegetal.

Importancia de esta vitamina

La vitamina A es una parte importante de la barrera defensiva del organismo frente a los radicales libres. Las funciones de esta vitamina, también conocida como antixeroftálmica, son múltiples y variadas, entre ellas destacamos:

  • Previene la ceguera y refuerza la visión nocturna.
  • Participa en la creación de hormonas sexuales.
  • Asegura la suavidad y la hidratación de la piel, ya que ayuda a mantener sanos los epitelios.
  • Favorece el crecimiento, ya que interviene en el desarrollo de los huesos.
  • Participa en la síntesis de proteínas y en la diferenciación celular.
  • Previene infecciones, sobre todo de tipo respiratorio, ya que fortalece el funcionamiento del sistema inmunitario.

Papel de la vitamina A en el sistema inmunológico

La vitamina A, así como otros retinoides relacionados, tiene un papel muy importante en la regulación del sistema inmune tanto innato como en el secundario y en la respuesta de los anticuerpos.

Supone un nutriente esencial para la normal diferenciación del tejido epitelial; durante este proceso las células cambian a otro tipo de células más especializadas, y está involucrado en la expresión génica.

Se sabe desde hace años que la proliferación de los linfocitos (proceso por el cual una célula crece y se divide para producir dos células hijas) se produce gracias a la activación de unos receptores de ácido retinoico y por eso esta vitamina juega un papel fundamental en el desarrollo y en la diferenciación de los linfocitos Th1 y Th2.

Vitamina A en el istema inmunológico

¿Qué pasa si no consumimos suficiente de esta vitamina?

Cada una de las vitaminas ejerce una función que es única e insustituible en los procesos metabólicos del organismo. Si una de ellas falta, todo el organismo se ve afectado. Cuando la dieta sea deficitaria de forma regular o cuando se coma menos de lo recomendable, cabe la posibilidad de que el aporte vitamínico sea insuficiente y puedan producirse enfermedades carenciales que sólo se curarán cuando se consuma de nuevo la vitamina implicada. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *